CONTADOR DE VISITAS

domingo, 21 de noviembre de 2010

Entrenamiento Inteligente: Quiere verse como un Atleta?, conviértase en Uno.



Más del 90%  de la población es sedentaria, tiene exceso de grasa corporal, está fuera de forma o, en el mejor de los casos, realiza una actividad física suave e insignificante.

La minoría activa restante, sin embargo, pertenece en general a una categoría que Charles Staley suele denominar  “ejercitantes”, aquellas personas que realizan ejercicios para verse mejor y, a pesar de años de malos hábitos e inactividad, esperan revertir esto inmediatamente e intentan alcanzar este objetivo mediante la manipulación de la ley de la termodinámica, es decir, ingerir menos calorías y gastar más calorías. De esta manera esperan perder peso y mejorar su aspecto.

En otra categoría se encuentran los “atletas”, quienes esperan siempre superar su rendimiento, a pesar de años de duro entrenamiento siempre tienen un nuevo desafío en su futuro y lo alcanzan mediante una consistente planificación y dedicación con miras a un objetivo deportivo.

Los “ejercitantes” difícilmente disfrutan de los ejercicios que realizan, a los que atribuyen la mayoría de las veces, efectos que no son tales y generalmente usan como parámetro de efectividad el dolor o el cansancio, que muchas veces implican maratónicas sesiones en el sector de “cardio”. Algo similar sucede respecto de la nutrición,  que tiene que ver con “estar a dieta”, asociada siempre a la privación, a evitar determinados alimentos, a recortar la ingesta.

Hay una mejor y mucho más efectiva manera de hacer las cosas, que es adoptar una mentalidad y estilo de vida de atleta. Los atletas no “ejercitan”, “entrenan”, no “hacen dieta”, “recargan combustible”, no se “privan”, “evitan” o “recortan”, simplemente “van por lo que buscan”.
Jamás van a escuchar a un levantador de pesas hablar de “ejercicios”, ellos hacen “levantamientos”, ellos no dicen “voy al gimnasio”,  dicen “voy a entrenar”.

La mentalidad del “ejercitante” está perpetuamente relacionada a “perder peso”. Cuando un luchador o competidor de MMA necesita bajar de peso para una pelea, se refiere a esto como “cortar”. Comparando los términos nos damos cuenta que el primero tiene un significante negativo y el segundo, por el contrario, suena proactivo.

El mayor problema en relación con una mentalidad de “ejercitante” es que en general toman opciones de ejercicio opuestas a la fuerza, potencia y velocidad, en definitiva, alejadas de la alta intensidad que permite reclutar unidades motoras de alto umbral, fibras del tipo IIB, lo que deja gran parte de sus músculos desactivados, convirtiéndolo en un individuo débil y lento.

Podría pensarse que un estilo de vida atlético está fuera de alcance, relacionándolo con los atletas de elite. Sin embargo, por definición, la gran mayoría de los atletas no son de elite. En lo que a usted respecta, ser “atleta” implica un estilo de vida y una perspectiva respecto de sus logros. Es una forma profesional de encarar sus sesiones en el gimnasio en contra de un enfoque aficionado.

El “ejercitante” lo hace porque tiene que hacerlo, el “atleta” lo hace porque quiere hacerlo!. Pasar de ejercitante a atleta es simple, pero no necesariamente fácil. Mientras que el “ejercitante” encuentra incentivo para sus sesiones en cuestiones ajenas al ejercicio (música, amigos), el “atleta” ama lo que hace.

Convertirse en atleta requiere compromiso con un conjunto de hábitos y prácticas que definen este estilo de vida, si practica sistemáticamente estos, podrá llamarse a si mismo “atleta”.

_El atleta persigue objetivos, pero su atención diaria se centra en el proceso para lograrlos. Su mira está puesta a mediano o largo plazo y su energía puesta en las actividades y hábitos diarios que le permitirán llegar al éxito. Esto incluye el plan de entrenamiento, las estrategias nutricionales y los medios de recuperación.

_El sello distintivo del “ejercitante” es el deseo de resultados instantáneos. Los atletas saben que toda gran recompensa requiere de paciencia. Esto se hace visible claramente en lo referente a nutrición, usted comienza a alimentarse bien hoy y debe esperar varios días para observar cambios.

_Los atletas llevan registros de su entrenamiento diario y, a menudo, de su ingesta de alimentos. Usan sistemas que requieren de estadísticas, ya que si se pretende predecir un resultado futuro es necesario poder analizar el pasado. Aplican principios comprobados científicamente y en la práctica, y saben asociarlos a diferentes resultados.

_Es importante destacar que el atleta mantiene una actitud de compromiso con el esfuerzo más que con los resultados del esfuerzo. Un momentáneo estancamiento no puede hacer tirar toda una planificación por la borda, saben que los atajos no conducen más que al fracaso. Confiar en que los procesos, cuando están debidamente estructurados, conducen a los resultados esperados.

_Los ejercitantes están permanentemente preocupados por la apariencia, por la “forma” física. Los atletas se preocupan por la “función”, lo que se traduce en una mejor forma de la que normalmente proveen los ejercicios. Piense en “funciones” en vez de “músculos”, entrene su cuerpo como fue diseñado para funcionar, su sistema nervioso está preparado para hacerle ejecutar acciones complejas, no para aislar músculos. Entrene como un atleta y se verá como uno.

_La premisa fundamental es ser consistente con los progresos en su rendimiento, eso traerá mejoras en su aspecto. Cada entrenamiento debe implicar un desafío mayor, algún parámetro debe mejorar respecto de su práctica anterior:  levantar un kgr más, hacer una repetición más o una serie más con el mismo peso, realizar lo mismo pero en menos tiempo. Todas estas son posibles maneras de superarse. Recuerde, nada cambiará si hace siempre lo mismo.

Si usted busca mejores resultados y está dispuesto a adoptar un estilo de vida atlético, éstos pronto llegarán.

 Ariel Couceiro González
Entrenamiento Inteligente

                                                                                           



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada